Misión

Si bien, cuando iniciamos esta empresa, solo sabíamos que teníamos un pequeño capital y muchas ganas de hacer algo. La semilla del emprendimiento estaba plantada y la regábamos con entusiasmo, sin preocuparnos cuál sería nuestro fruto. Estábamos felices, tan solo con trabajar, era algo que nos gustaba y  por lo visto a las personas que ingresaban a nuestro local, también. Habíamos logrado reencantar a buena parte de los habitantes de esta ciudad, en forma sostenida en el tiempo, poniendo énfasis en el servicio a nuestros semejantes, incorporando novedades y alegría, y cuidando que los productos fueran bien presentados, de colores armónicos, de calidad y a  precios razonables.

 

Han pasado, casi tres años desde nuestros inciertos inicios, para comprender que, desde un principio tuvimos como misión atender a personas, y no a clientes; aprendimos a respetar los tiempos de decisión de nuestros potenciales compradores, centrándonos en el servicio que entregábamos, con responsabilidad y generosidad. La regla áurea que nos abrió las puertas se llamaba simplemente “buena atención”. En otras palabras, estábamos atendiendo como nos gustaría que siempre nos atendieran. Por cierto no era necesario reinventar la rueda.

 

Visión

  

Pensamos que estamos en el camino correcto, esperando que mañana esta empresa pueda crecer más aún  y dar así mayores y mejores oportunidades de trabajo,  Hemos crecido “paso a paso”, en forma sostenida en el tiempo y sólo haciendo uso de nuestros recursos; reinvirtiendo nuestras utilidades en otros nichos de mercado,  manteniendo una amplia cartera de correctos proveedores, lo que nos permite la necesaria independencia a la hora de comprar al mejor precio, lo que agradecen nuestros fieles compradores.